640 074 399 / 91 084 28 87

Croquetas de Espinacas: Guía Completa

Las croquetas de espinacas son una tapa muy enfocada para el público vegetariano en los bares de toda España.

Son fáciles de preparar, están repletas de sabor y contienen muchos nutrientes para nuestro cuerpo.

Como bien sabéis, hacer este aperitivo no es difícil pero requiere de tiempo, cariño y sobre todo utilizar buenos ingredientes como los que utilizamos en nuestras croquetas gourmet.

En Croquetas Ricas, no hacemos este sabor pero como muchos nos habéis pedido una receta de estas croquetas, nos debemos a nuestro público.

croquetas espinacas

Receta Croquetas de Espinacas Caseras

Ingredientes

  • 200 gramos de espinacas congeladas.
  • 2 ¾ tazas (650 ml) de leche
  • ½ taza (120 ml) de caldo de verduras.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Media cebolla, cortada en dados
  • 2 dientes de ajo, picados
  • ½ taza (75 gramos) de harina
  • ½ cucharadita de sal
  • Pimienta, al gusto
  • 1 ½ tazas (135 gramos) de pan rallado
  • Aceite


Instrucciones para cocinar croquetas de espinacas artesanales:

  1. Hervir las espinacas en agua caliente (también se pueden hacer al vapor). Una vez hervidas, mojarlas bajo agua fría y escurrir. Sácales toda el agua que puedas y retíralas.
  2. Añade 400 ml de leche en una olla pequeña con el caldo de verduras, y caliéntalo suavemente todo a fuego lento.
  3. Calentar una sartén grande a fuego medio y añadir el aceite de oliva y la cebolla. Cuando esté un poco dorada añade el ajo. Una vez que vemos que está pochada la verdura, echamos la harina en la sartén para que se haga y mezclamos bien para quitar el sabor de la harina cruda. Una vez que la mezcla comience a dorarse, hay que ir añadiendo poco a poco la leche sin dejar de remover para elaborar nuestra salsa bechamel.
  4. Añadmos las espinacas, sal y pimienta y cuando veamos que ya tenemos una masa espesa sin grumos, retiramos la salsa a un recipiente para dejarlo enfriar a temperatura ambiente. Después, cubrimos con un papel de plástico la mezcla y guardamos la bechamel en el frigorífico durante al menos 6 horas.
  5. Cuando nuestra salsa está bien fría, solo nos quedaría formar las croquetas con pan rallado, harina y huevo batido.
  6. Por último, calentamos aceite a 180ºC en una sartén y freimos las croquetas en tandas de 5 ó 6 hasta que estén doradas por todos los lados. Luego dejamos las croquetas en un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite que pudieran tener.

El origen de las espinacas

Parece ser que la espinaca es de origen persa. En el siglo XII, se extendió por toda Europa y se convirtió en un deseable alimento verde frondoso conocido por su buena salud.

Una reputación que se mantiene firme hasta el día de hoy.

El nombre florentino se utiliza a menudo para describir platos que contienen espinacas (y una salsa cremosa). Se cree que este nombre se remonta al siglo XVI y a la esposa italiana del francés Enrique II, Catalina de Médicis. El relato no verificado afirma que Catalina introdujo la espinaca en la Corte de Francia y, para honrar su herencia italiana, decidió llamar Florentino a cualquier plato que contuviera espinacas.

La espinaca pertenece a la familia de las chenopodiáceas (también conocidas como patas de ganso), una familia de potencias nutricionales que incluye la remolacha, la acelga y la quinoa. Comparte un perfil de sabor similar con estas otras dos verduras: el amargor de la remolacha verde y el sabor ligeramente salado de la acelga. Hay tres tipos diferentes de espinacas generalmente disponibles: saboyana, semisaboyana y hoja lisa.

Efecto Popeye

Hay mucha tradición sobre las espinacas, sobre todo como fuente de la fuerza de Popeye. Cuando se enfrentaba a los problemas, el marinero fumador de pipas Popeye, abría una lata de espinacas y una vez consumido, sus bíceps crecían y le dotaba al personaje de una nueva fuerza que lo haría vencer a sus enemigos.

Aunque definitivamente hay mucha bondad en esas hojas, el estatus legendario que Popeye le otorgó está ligeramente inflado.

popeye 

Las propiedades nutricionales de las croquetas de espinacas


La espinaca está disponible durante todo el año, pero se considera que está en temporada durante la primavera (marzo - junio). Una buena época para hacer croquetras de espinacas.

Esta verdura, bien conocida por sus cualidades nutricionales y siempre ha sido considerada como una planta con notables habilidades para restaurar la energía, aumentar la vitalidad y mejorar la calidad de la sangre.

Hay buenas razones por las que las espinacas producen tales resultados, principalmente el hecho de que son ricas en hierro. El hierro juega un papel central en la función de los glóbulos rojos que ayudan a transportar el oxígeno por todo el cuerpo, en la producción de energía y en la síntesis de ADN.

La espinaca es también una excelente fuente de vitamina K, vitamina A, vitamina C y folato, además de ser una buena fuente de manganeso, magnesio, hierro y vitamina B2.

La vitamina K es importante para mantener la salud de los huesos y es difícil encontrar verduras más ricas en vitamina K que las espinacas. Otros incluyen la col rizada, el brócoli y la col verde.

Una porción cruda de espinacas (100gr) proporciona:

  • 25 calorías
  • 2,8 gr de proteínas
  • 0,8 gr de grasa
  • 1,6 gr de carbohidratos
  • 2,8 gr de fibra

espinacas

Cómo elegir unas buenas espinacas para croquetas

Las espinacas frescas deben ser de color verde medio a oscuro, de aspecto fresco y sin evidencia de descomposición.

Deben almacenarse en una bolsa de plástico sellada en el frigorífico, donde se guardará durante unos cuatro días.

No laves la espinaca antes de guardarla, ya que la humedad hará que se estropee, aunque asegúrate de lavarla adecuadamente antes de consumirla, ya que las hojas y los tallos pueden acumular tierra y productos químicos.

Si quieres preservar el máximo de nutrientes de las espinacas, opta por espinacas al vapor, salteadas o al microondas en lugar de hervirlas.

 

Noticias relacionadas

x

¿Te atreves a descubrirlas?

croquetas
Me atrevo!