640 074 399 / 91 084 28 87

Croquetas de Morcilla: guía completa

La morcilla es uno de los productos más apreciados de nuestra gastronomía, se usa tanto como para cocinar los mejores guisos tradicionales como el cocido madrileño, las lentejas o la fabada, como para elaborar aperitivos y recetas más innovadoras.

La morcilla se usa en combinación con muchos otros ingredientes, pero una de las mejores recetas es la de las croquetas gourmet de morcilla. Una mezcla de sabores tradicionales que se unen a la perfección y gusta a (casi) todos los paladares.

Hoy vamos a dejaros una guía completa sobre las croquetas de este embutido tan sabroso.

El Origen de las Croquetas de Morcilla

La morcilla es uno de esos platos 'de toda la vida', pero lo es más aún de lo que pensamos.

Algunos aseguran que hay una versión de este alimento en la Odisea de Homero, por lo que dataría de la mismísima antigua Grecia. En España, la primera descripción de la morcilla como alimento se ubica en Toledo en el año 1525.

Aun así, en España hay diversos tipos de morcilla. Tradicionalmente era un plato de casas humildes elaborado tras la matanza del cerdo aprovechando la sangre del animal y aderezándola con algunos ingredientes como la cebolla, el arroz o la manteca.

En algunas zonas de España se le añaden otros alimentos como piñones, pan, calabaza o ingredientes dulces.

receta croquetas morcilla

Tipos de morcillas que se hacen en España

Existen muchos tipos de este embutido pero si nos atenemos a cuáles son las morcillas más consumidas en España o las que más se cocinan, estas serían:

  • Morcilla de Burgos: todo un clásico de la gastronomía española y la que seguramente es la más conocida. Se hace con sangre, arroz, pimentón, sal, manteca de cerdo y cebolla.
  • Morcilla de Asturias: normalmente suelen ser ahumadas (técnica de conservación de comida hecha mediante el humo que procede de fuegos realizados en maderas de poco nivel de resina). Suelen llevar cebolla, grasa y sangre.
  • Morcilla de Aragón: suele llevar sangre, manteca de cerdo, anís, pimentón, piñones, cebolla y sal.
  • Morcilla de León: son elaboradas con sangre, grasa de cerdo, mucha cebolla y hortelana.
  • Morcilla de Valladolid: ss ingredientes principales son arroz, manteca, sangre, cebolla, pimentón, orégano, sal y en ocasiones se le pone pimiento y clavo.
  • Morcilla Andaluza: se elabora con panceta, papada, tocino de cerdo, ajo, sangre, sal, pimentón, orégano y comino.
  • Morcilla Alicantina: tiene un sabor picante derivado de una fabricación a base de sangre, manteca de cerdo, calabaza, sal, pimentón picante y piñones.
  • Morcilla de Villada: hecha con cebolla rehogada lenta y artesanalmente. Esta cebolla no lleva tripa de cerdo.
  • Morcilla de Galicia: se hace con pan, pasas, agua, azúcar, sange de cerdo, manteca de cerdo, piñones y especias. Se suele comer frita.
  • Morcilla de Extremadura (Patatera): no lleva sangre, sino grasa de cerdo ibérico. Además se realiza con puré de patata, pimentón de Vera y ajo.
  • Morcilla de Murcia: se hace con sangre y manteca de cerdo, cebolla cocida, pimentón dulce, sal, pimienta y clavillo. Se suele comer fresca o seca.
  • Morcilla de Canarias: se trata de una morcilla dulce, puesto que sus ingredientes son sangre y manteca de cerdo, cebolla, pan rallado, almendras, jengibre, orégano, mejorana, pimiento verde, hirbas aromáticas, azúcar y sal.
  • Morcilla de Castilla La Mancha: la base es sangre y manteca de cerdo, cebolla, morquera o ajedrea y piñones.
  • Morcilla de Beasain: su principal ingrediente "distinto" es el puerro. Además contiene manteca de cerdo y cebolla como condimentos destacados.
  • Morcilla de Soria: se hace con arroz, canela, pan, piñones, pasas y azúcar.

Cómo hacer croquetas de morcilla (Receta casera)

Para preparar unas croquetas de morcilla de lo más deliciosas necesitamos:

  • 50ml de aceite de oliva
  • 1 morcilla
  • 100 gr de harina
  • 1/2 litro de leche
  • Sal
  • Huevo
  • Pan rallado

Lo primero que tenemos que hacer es desmenuzar la morcilla en trozos muy pequeños.

Después ponemos el aceite en una sartén a fuego medio y le echamos la morcilla. Añadimos los 100 gramos de harina que deben mezclarse bien con la harina, una vez bien mezclado vamos vertiendo la leche para que se vaya formando la bechamel. Lo removemos bien hasta que no tenga grumos y echamos la sal.

Seguimos removiendo hasta conseguir la textura deseada y lo dejamos cocer. Una vez listo dejamos enfriar la masa. Después amasamos dando forma a las croquetas y el siguiente paso ya lo conocéis: pasamos las croquetas por harina, huevo y después pan rallado y a freir en aceite abundante.

Las escurrimos con papel de cocina y ¡Bon appetit!

tienda croquetas madrid

Noticias relacionadas

x

¿Te atreves a descubrirlas?

croquetas
Me atrevo!