La verdadera historia sobre las croquetas congeladas

Mucha gente siempre se pregunta, ¿cuáles son las mejores croquetas congeladas del mercado? Pues aquí habrá opiniones para todos los gustos, y muchas veces se piensa que todas son de mala calidad. Nosotros no vamos a entrar en valorar cuáles son buenas y cuáles no, simplemente vamos a contaros verdades que algunos sabrán y otros no.

croquetas ultracongeladas

Mitos y verdades sobre las croquetas congeladas

Desde que abrimos nuestro obrador de croquetas gourmet siempre hemos abogado por vender un producto de calidad, con ingredientes naturales para poder elaborar un producto casero que a todo negocio hostelero le gustaría tener en su carta.

Siempre se dice que las croquetas congeladas son de mala calidad, pero no nos equivoquemos, pues muchas veces confundimos congelado con ultracongelado. Existen en el mercado muchas croquetas congeladas cuya elaboración no sigue la receta artesanal de toda la vida y que hace que una croqueta esté realmente deliciosa.

¿Sabías que muchas que se venden no se hacen con leche? Sorprendente, ¿verdad? Pues sí, algunas de este tipo de croquetas ultracongeladas tienen una composición que no sigue la receta original de las croquetas. Es más, en muchas ocasiones, hasta unas croquetas de jamón pueden no llevar ni jamón, pero no te preocupes que las que fabricamos en Croquetas Ricas, llevan jamón y de buena calidad.

Un ingrediente muy utilizado en este tipo de croquetas precocinadas llevan un aditivo denominado glutamato, cuya función es la de convertir una croqueta congelada sin ningún elemento en su interior, en un aperitivo que sabe a jamón por ejemplo. Se trata de un potenciador, que engaña a nuestro paladar.

Hace unos años, los científicos descubrieron un sabor que existe en nuestra lengua, y que hace que muchos productos nos gusten aunque en realidad sean una “mierda” (hablando con perdón). Ese sabor es el Umami (en japonés significa “delicioso” o “profundo”) y tiene la habilidad por decirlo de algún modo, de hace que la experiencia de comer ciertos alimentos sea increíble.

sabores-lengua

Este sabor también se conoce como “sabor a almidón”, y se concentra sobre todo en los alimentos que tienen muchos azúcares complejos o carbohidratos (pasta, pan, arroz, etc). Un estudio de la Universidad Estatal de Oregon, constató esto que estamos comentando, ya que nuestras papilas gustativas son capaces de reconocer ese sabor.

Existen componentes químicos que se añaden a las croquetas congeladas  y a otros alimentos precocinados,  que hacen que se despierten nuestros más profundos instintos y nos inviten a comer más (seguro que te ha pasado con las clásicas patatas de sabores u otro tipo de snacks). En otras,  palabras que nos hacen comer sin parar y que además no nos dan sensación de estar llenos.

Todo esto que os comentamos nos lleva a constatar que la comida se puede manipular de formas inteligentes para que esta sea adictiva y sea muy difícil dejar de comerla. Y esto se puede lograr realizando unas simples mezclas con lsa proporciones adecuadas de azúcar, sal y grasa. ¿A que no te hace mucha gracia esto? Bueno seguro que seguirás comiendo allá donde vayas productos que tengan, esto y seguirás comiéndolo (todos somos humanos y pecamos de vez en cuando).

¿Qué diferencia hay entre una croqueta congelada de una que no lo está?

La principal diferencia entre una croqueta fresca y otra congelada, es que la segunda ha sido sometida a una disminución de temperatura que produce la congelación de su componente principal. En este caso, el componente principal de una croqueta es la bechamel, y el ingrediente primario de esta, es la leche (la cual contiene alrededor de un 87% de agua).

Congelando los alimentos, aumentamos la vida útil de los mismos y se asegura su calidad microbiológica, sin apenas alterar otras cualidades. De hecho, algunos datos que dicen muchos especialistas en nutrición, es el hecho de los productos congelados, en la mayoría de las ocasiones, pueden contener más vitaminas y minerales.

El proceso de congelación de las croquetas, apenas afecta a su contenido nutricional como ya hemos mencionado anteriorment. Normalmente los alimentos se suelen congelar a -40º, así se pueden mantener las propiedades de cualqueir tipo de croqueta (sabor, textura, color y olor). En definitiva, que las croquetas que se congelan para venderlas, no tienen nada que envidiar a las que se venden frescas.

¿Cómo deben ser las mejores croquetas congeladas o precocinadas?

Seguro que si en tu casa tu madre, padre, abuela/o ha hecho croquetas caseras, habrá cocinado muchas y las habrá congelado para comerlas en otra ocasión. Tiene más sentido hacer muchas un día, que hacer pocas unidades de croquetas durante varios días seguidos. De esta forma se ahorra mucho tiempo.

En nuestra tienda online de croquetas, a la hora de elaborar las croquetas seguimos el mismo proceso que podrías hacer tu en caso pero con algunos matices ya que la por temas de higiene y salud, nuestros cocineros que elaboran las croquetas tienen que llevar una indumentaria especial. Tu en tu casa no la llevarías seguro 😉

Preparamos la bechamel con la receta tradicional de las croquetas utilizando los ingredientes básicos para su preparación: leche entera, harina, aceite, mantequilla y cebolla. Lo hacemos con mucha paciencia para que la masa tenga su punto correcto y después seguimos todo el proceso clásico hasta que finalmente las congelamos para poder enviarlas a nuestros clientes (particulares y negocios hosteleros).

Por el hecho de decir que un producto es congelado, no debes de pensar que tiene que ser peor que otro (hay en determinados alimentos que eso es verdad). Nuestras croquetas precocinadas en concreto, no pierden nada de sabor y tampoco calidad, por el hecho de congelarlas, convirtiéndose en un producto que casi podría considerarse de quinta gama, listo para comer después de freírlo.

A todo esto que comentamos hay que añadirle, que es muy importante contar con proveedores de calidad, para que las croquetas siempre sepan igual de bien, a pesar de congelarlas. Por lo que no, dejar de pensar en que congelar un producto es malo, porque no siempre ocurre eso, ya que sus propiedades se mantienen. En la actualidad, existen muchas formas de congelar productos, que permiten mantener toda la calidad.

 

Comment (1)

  • Carmen Reply

    Acabamos de comprarlas y probarlas no somos dados a este tipo de productos estan espectaculares seguiremos probando

    24 Febrero, 2017 at 2:01 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *